Viajes Astral

Viajes Astral

El camino correcto está muy cerca aunque el hombre prefiere buscarlo lejos.

De modo que ¿qué es el viaje astral y porqué le estamos dando tanta importancia? Pues es muy sencillo, es muy importante aprender a realizarlo conscientemente porque la mayoría de nosotros lo hacemos sin saberlo, por la noche. Cada noche, tras dormirse, la mayoría de personas abandona inconscientemente su cuerpo físico y viajan a lugares lejanos. Como la mayoría de la gente no están informadas de este, por otro lado, proceso completamente natural (tengan o no creencias religiosas), nada más levantarnos, pensamos que todo ha sido un sueño o una pesadilla; en función del viaje nocturno.

Antes he mencionado que la mayor parte de las personas pueden; esto significa que hay algunas que no pueden; y por su propia responsabilidad. Esto es porque padecen “estreñimiento”; una de las más comunes dolencias del mundo. Tener tu sistema bloqueado por una mala alimentación hace que el cuerpo astral quede “atrapado” en el físico, de modo que no puede ser liberado por la noche. ERES lo que comes; esto es un hecho médico contrastado, ¡y desde luego no es ficción!. Lea “Dietas & Ayuno” para saber como superar este mal común. La obesidad es tan mala como el estreñimiento; si no peor.

Tu cuerpo físico no es el auténtico tú, es simplemente una envoltura que te permite al verdadero tú permanecer en este planeta, para aprender las lecciones que viniste a aprender. Si aprendes a viajar astralmente de forma consciente, podrás ver el mundo y la vida tal y como son en realidad; las cosas no son como parecen en el plano físico. Muchos aspectos de la vida no pueden comprenderse o apreciarse plenamente hasta que se sale del plano físico.

Estando en el plano astral puedes leer cualquier idioma, independientemente de cuando esté escrito. Puedes visitar cualquier edificio en este planeta y verlo todo, ya que ni las paredes, puertas o cerraduras suponen ningún obstáculo. Sin embargo, antes de que pienses que no estaría mal poder ver con el traje de nacimiento a otros, debes saber que sólo aquellos con intenciones puras pueden verlo todo; en cambio, los que están movidos por intereses particulares o curiosidad ociosa, no. Es una ley universal. Puede que seas capaz de romper leyes físicas en este pequeño planeta, ¡pero no puedes transgredir leyes universales independientemente de quien seas!

En muchos de sus libros, el Dr. Rampa explica cómo iniciarse en esto. El viaje astral es tan natural como respirar. Es también conocido por acrónimos y diversos términos “tontos”, pero el término correcto es “viaje astral”. En el libro titulado “Tu Para Siempre”, el Dr. Rampa explica con detalle el proceso y los pasos necesarios para lograr el viaje astral consciente. Otro libro, titulado “La Decimotercera Candela”, capítulo once, página 149, también trata con más detalle todo el proceso. La clave para lograrlo es visualizarse a uno mismo abandonando el propio cuerpo y viendo el cordón de plata que conecta ambos cuerpos.

Se trata de visualizar, y visualizar no es imaginar. La imaginación es algo que sólo nos aporta sensaciones en un entorno no real. No hay imaginación que pueda hacer que, por ejemplo, puedas saltar por encima de un edificio de treinta plantas. Podrías hacerlo en tu imaginación, en la cual serías una especie de Supermán. Pero un salto así está más allá de las leyes de la física, por lo que es pura imaginación. Mucha gente pierde el tiempo imaginando cosas imposibles. La visualización, por el contrario, es algo completamente posible porque se encuentra dentro de las leyes físicas. Estas leyes son universales.

Así que, ¿cómo podemos saber si estamos viajando astralmente o tan sólo soñando? Es sencillo; recuerda que el cordón de plata SIEMPRE está visible, los colores son más VIVOS y puedes ver incluso en la más oscura habitación, como si estuviera iluminada por el Sol. Percibes más colores que los del espectro visible para el ojo humano y, por último, puedes ver tu propio cuerpo físico. Esto de ver el propio cuerpo puede ser un tanto chocante, lo que puede enviar al cuerpo astral de vuelta al físico de forma rápida. Si esto ocurre, duerme y vuelve a intentarlo otra noche. Recuerda que no hay NADA que pueda dañarte mientras te hallas en el plano astral; el cordón de plata NO PUEDE romperse (tan sólo la muerte puede) y NO PUEDES ser poseído mientras viajas en el plano astral. Tu único miedo debe ser el propio miedo. ¿Y que es el miedo sino la falta de conocimiento? No temes lo que conoces….¿o sí?

El viaje astral es tan natural como la respiración, y es un derecho de nacimiento que toda persona posee. No importa si es un animal, una planta, un pez, un humano o incluso un pájaro; toda criatura viva viaja astralmente. ¿ Cómo de rápido puedes hacerlo conscientemente? Tan sólo depende de ti, y de nadie más. La mayor parte de la gente no entrenada se duerme durante el proceso, lo cual es una lástima ¡ya que debes dejar el cuerpo antes de que se duerma para poder recordar el viaje!

Debes ser de mente abierta y creer que puedes hacerlo, de lo contrario no tiene sentido intentarlo. Si crees que puedes hacerlo, y puedes “visualizar” que puedes, efectivamente podrás hacerlo. Hay muchas otras webs que tratan de explicar el viaje astral mediante métodos extraños o usando una terminología muy particular. Algunos proclaman que debes invocar a tal o cual dios, o pedir que te concedan “el poder”.

Estas webs deben ser evitadas a toda costa, ya que ensucian el nombre de la metafísica al dar consejos sin sentido y desorientar al que las consulta. Lamentablemente, la metafísica (desde un punto de vista occidental) no parece aceptable a menos que haya sido probada más allá de la fe. Muchos no pueden aceptar que ya poseen el poder en ellos mismos, y toda esa falsa obsesión por demostrar y probar no es necesaria, ¡y NUNCA LO SERÁ!

La imagen superior muestra el cuerpo astral abandonando el físico, unidos ambos por el cordón de plata.

Algunas personas han mencionado que, al haber viajado astralmente, o “haber tenido una experiencia extracorpórea”, se encuentran a sí mismos moviéndose a través de un túnel con una brillante luz al final del mismo. Esto es una buena noticia ya que éste es el camino a casa, de vuelta al mundo astral real. Si alguna vez se te presenta esta oportunidad, es altamente recomendable pasar algún tiempo en el hogar astral (recordando todo lo que ves y haces) de modo que cuando tu tiempo en la Tierra haya expirado, sabrás sin atisbo de duda el camino a casa. En el plano astral te mueves únicamente con el pensamiento, lo cual es mucho más rápido que la velocidad de la luz; y todas las comunicaciones son telepáticas.

No hay ningún secreto en el viaje astral, tan sólo requiere confianza. Tan sólo necesita en firme convencimiento de que vas a hacer un viaje astral mientras estás despierto. Y la mejor forma de comenzar no es imaginando que estás fuera de tu cuerpo, sino visualizarlo. La palabra “imaginación” recibe un uso incorrecto, en este caso sería mejor decir “visualizar”. Así que, visualízate a ti mismo abandonando tu cuerpo físico, flotando unos centímetros sobre tu cuerpo físico tumbado. Tienes que verte haciéndolo, creando los pensamientos de que ya lo estás haciendo, y tarde o temprano lo harás. Te encontrarás, ante tu asombro, flotando y mirando hacia abajo y viendo un cuerpo tumbado (el tuyo), el cual tendrá probablemente la boca abierta, también probablemente pegando unos ronquidos de cuidado, porque cuando estás fuera del físico, poco importa que tu cuerpo esté durmiendo. Si sales de paseo astral mientras tu cuerpo está despierto, recordarás toda la experiencia.

Muchos fracasan porque temen lo desconocido, están demasiados cansados o, lo que es mas común; impacientes. Los americanos son los peores porque su cultura exige que todo sea instantáneo, y nada realmente lo es; ni siquiera el café, ya que tienes que esperar que el agua hierva, etc. Como cualquier cosa que se pueda aprender, requiere tiempo, dedicación y mucha paciencia. Puedes leer la página 38 de Mas Allá del Décimo

Debido al ajetreado estilo de vida de hoy día, muchas personas no pueden visualizarse a sí mismos flotando sobre la cama, como sucedería al viajar astralmente. Esto es porque reciben demasiada información visual en sus vidas, por ej. La televisión y las películas, lo que hace que su habilidad haya disminuido de forma notable. Por lo tanto, esta sugestión puede ayudarte a superar este pequeño problema.

Haz que algún amigo te fotografíe en tu cama mientras haces como que duermes (es importante que sea como duermes normalmente, desnudo o con pijama, pero con la fotografía tomada en una posición elevada con respecto a la cama, por ejemplo subiéndose el fotógrafo a una silla al pie de la cama). Haciendo así la foto, tenemos una imagen exacta de lo que verás cuando estés en lo astral. Corre las cortinas para atenuar la luz y no uses flash a menos que sea difuso. Cada noche, antes de dormir, observa la foto unos cuantos minutos, trata de retener la imagen en tu mente, y pronto te encontrarás a ti mismo flotando sobre tu cama y mirando abajo a tu cuerpo físico; aquí es donde comienza la diversión.

Recuerda que no debes asustarte aunque percibas sensaciones un tanto extrañas, porque NO PUEDES HACERTE DAÑO, y SIEMPRE" puedes volver al plano físico cuando has salido del mismo. Una vez estás fuera, descansa un instante. No tienes que asustarte ni emocionarte, simplemente espera un poco. Entonces (si crees que puedes soportar el shock) inclínate hacia lo que acabas de dejar atrás. Parece torcido, abultado y pesado, una masa informe, como si se hubiera caído de un quinto. ¿No te alegra haberlo dejado atrás por un ratillo?

Algunas personas tienen sueños. Frecuentemente, son racionalizaciones de lo que realmente ha sucedido. Una persona no iniciada no creería en la posibilidad del viaje astral, así que para solucionar lo que de otro modo sería un difícil problema, el subconsciente de la persona “fabrica” una imagen fantástica o sueño, el cual es verdaderamente más extraño que cualquier cosa que pudiera ocurrir en la vida real. Los sueños, por lo tanto, son la racionalización de una experiencia astral, o los pensamientos errantes de un cuerpo cuya alma o forma astral se haya muy, muy lejos… tan lejos que los procesos mentales del sueño no están siendo en absoluto controlados.

Un último apunte: Es fundamental que antes de que una persona pueda viajar astralmente de forma consciente y controlada, ésta se libre de deseos lujuriosos y carnales que pueda tener. Estos pensamientos y deseos de lujuria impiden llevar a cabo el viaje debido a que el camino espiritual no es carnal. Esto no se aplica a parejas enamoradas que mantengan relaciones sexuales, porque el amor verdadero con el sexo puro tan sólo fortalece y eleva a la persona, mientras que satisfacer la lujuria carnal nos impiden elevarnos.

Leer Tu para Siempre Y La Decimotercera Candela para más información.