Adivinación

Adivinación

Lo qué una persona teme, le persigue a través de la ignorancia.

Adivinación es para ver a través de una bola de cristal. Podemos clasificar las bolas de cristal en base a la variedad de materiales por las que están compuestas. Las he enumerado en el siguiente orden.

  • Auténtico cristal de roca natural y que lo mejor que se puede conseguir. Los Mineral Miners tienen de vez en vez de tallado y pulido, calidad excepcional cristal de roca de cuarzo natural de alta calidad. Un único cristal de cuarzo natural que se extrae de la mina original.
  • Cristal reconstituido de roca - artificial.
  • Cristal de plomo - artificial.
  • Bolas de cristal - artificial.

Los cristales genuinos de roca de cualquier tamaño son raros - doblemente raros - cuando no tienen ningún defecto. No todos pueden utilizar tal cristal. Puede ser demasiado fuerte y con tendencia a dominarle. Las bolas de cristal pueden comprarse, y estas son útiles para ganar la experiencia preliminar necesaria. Un buen tamaño es a partir de siete a diez centímetros; sin embargo el tamaño no es importante en absoluto. Lo realmente importante es estar seguro de que el cristal no tenga defectos. Los cristales pequeños, de roca o de cristal tienen la ventaja de ser ligeros, es importante tenerlo en cuenta cuando uno tiende a sostener la bola de cristal. Cuando reciba su bola de cristal, tan pronto lo desempaquete lávelo con agua corriente y no utilice ningún jabón. Séquelo cuidadosamente - con un paño especial - y después examínelo - sosténgalo con un paño oscuro. ¿Cuál es la razón? Se lava para quitar cualquier marca de dedos que pueda tener y así quitar cualquier rastro de la gente que haya manejado anteriormente el cristal, de manera que a partir de ahora se quede impregnada de SUS huellas digitales para que la bola de cristal no le engañe. No puede pretender que no más sentarse, mire a través del cristal y empiece a “ver algo”. Tampoco es justo culpar a la bola de cristal por su fracaso. Es simplemente un instrumento. Por ejemplo; no culparía a un telescopio si mirando a través del extremo equivocado, solamente viera una pequeña imagen. No todo el mundo está capacitado para utilizar una bola de cristal.

Supongamos sin embargo, que ha invertido en una bola de cristal y se está dedicando totalmente a tal actividad. Las cortinas o persianas han sido puestas para filtrar cualquier rayo directo de luz. La habitación es tan oscura que apenas puede ver el contorno del cristal, es decir, no puede ver ninguna luz en el cristal. El lugar entero es una nebulosa. No hay que pensar que se está sosteniendo el cristal, sino concentrarse en que se puede ver algo a través de él. Mirar a través de la bola de cristal sin tratar de ver nada, mirar como si la bola de cristal estuviese lejos, a una distancia muy lejana. Aunque la bola de cristal está a solo unos centímetros de usted, tiene que mirar como si se encontrara a kilómetros, en la lejanía. Entonces verá que la bola de cristal, gradualmente comenzará a nublarse, verá las formas blancas de las nubes y la bola de cristal, en vez de ser de un cristal transparente, parecerá estar lleno de leche. Ese es el momento crítico, no haga movimientos bruscos, no se alarme, como hace la mayoría de las personas, porque en esta etapa la blancura se irá disipando como cortinas que se abren para mostrar un nuevo escenario. Su cristal se ha ido – ha desaparecido - y en su lugar verá otro mundo. Está mirando hacia abajo como un Dios en el Olimpo que puede mirar sobre el mundo. Tal vez, vea las nubes y debajo de ellas un continente, tiene la sensación de caída, puede ser que haga un gesto involuntario de adelantarte un poco. Intente controlar esto porque si se mueve de golpe “perderá la percepción” y tendrá que comenzar de nuevo en otro momento.

Supongamos que no se movió de golpe, entonces tendrá la impresión que está cayendo hacia abajo y el mundo se está haciendo más y más grande, encontrará los continentes debajo de usted, y entonces ira de un salto a algún lugar en particular. Puede ser que vea una escena histórica, puede ser que incluso aterrice en medio de una guerra y se encuentra con que un tanque está a punto de atacarle. No hay de qué alarmarse de todo esto porque el tanque no puede hacerle nada.

Pasará por un lado o a través de usted y no sentirá nada. Puede ser que esté viendo a través de los ojos de otra persona, aunque usted no pueda ver la cara de la persona en cuestión, sí que puede ver todo lo que él o ella ve en ese momento. Una vez más no se alarme, no permita moverse de golpe, verá claramente y aunque no oirá ningún sonido sabrá todo lo que se está diciendo. Todo esto se debe a que estamos viendo a través de la clarividencia. Es algo muy fácil de conseguir – si tiene fe. Algunas personas no ven imágenes, algunos perciben todas las impresiones sin realmente VER. Podemos tener a un sujeto muy clarividente, pero si su subconsciente tiene una actitud escéptica le dificultará percibir realmente tales imágenes. El subconsciente del sujeto piensa que tal cosa no puede ser real, pero la clarividencia no será anulada por completo si el sujeto recibe impresiones “en algún lugar de la cabeza”, que son, sin embargo, tan verdaderas como las imágenes. Con la práctica se puede ver a través de la clarividencia y visitar cualquier período de la historia del mundo, descubriendo así si tal historia es cierta o no. Le divertirá  y será sorprendido cuando se encuentre con aquellas partes de la historia que ha aprendido a través de los libros, porque la historia es un reflejo de la política de la época en que fue escrita.

Una vez haya dejado de utilizar su bola de cristal, deberá sumergirla en agua corriente para borrar toda impresión de lo que acaba de ver. Permita que la bola de cristal descanse sobre una tela en la parte del fondo del recipiente utilizado, y después séquela con otro trapo. No la toque con sus manos (es un punto muy importante a recordar cuando utilice su bola de cristal), debe desmagnetizarla siempre después de cada lectura. La bola de cristal se magnetiza por la persona que lo sostiene más o menos de la misma manera que un hierro se magnetiza cuando es atraído por un imán. Generalmente, para desmagnetizar un hierro es suficiente con “golpearlo”, pero con un cristal hay que sumergirlo en agua. Si no se desmagnetiza la bola de cristal, la siguiente lectura y sucesivas corren el riesgo de ser confusas. Las “emanaciones áuricas” de las lecturas comienzan a acumularse y las siguientes lecturas son cada vez más inexactas. Ningún cristal debería ser utilizado por otra persona que no sea su dueño, a excepción si tiene la finalidad de “magnetizarlo” para una lectura.

La bola de cristal cuanto más gente la utilice, menos sensible estará para usted. Se nos enseñó que si a lo largo del día habíamos realizado numerosas lecturas, debíamos llevar la bola de cristal con nosotros a la cama de modo que debíamos magnetizarla personalmente dejándola cerca de nosotros. Lograríamos el mismo resultado llevando la bola de cristal con nosotros a todas partes, pero resultaría una situación absurda que la gente nos viese ir paseando con ella. Cuando no se esté utilizando la bola de cristal, esta deberá estar tapada por una tela negra. NUNCA deberá incidir la luz del sol sobre ella, porque deteriora su uso para fines esotéricos. Tampoco debe permitir que el cristal sea utilizado por un curioso que desea experimentar por ocio, es decir, un buscador de emociones. Hay un motivo detrás de esto. Un buscador de emociones no tiene un interés genuino, sino que el deseo del entretenimiento ocioso daña el aura de la bola de cristal. Es igual que si se presta una cámara fotográfica o un reloj caro a un niño para aplacar su curiosidad ociosa. La mayoría de la gente podría utilizar un cristal si se tomara la molestia de averiguar qué tipo le conviene. Nos aseguramos que nuestras lecturas nos satisfagan, por lo que el material de la bola de cristal es igualmente importante. Hay gente que puede ver mejor con un cristal de roca y otros con el cristal. El cristal de roca es el tipo más poderoso. Independientemente del material de la bola de cristal, siempre deben lavarse antes y después de su uso y mantenerla en una oscuridad total. Para aquellos que han oído que los rayos de luz de Luna cargan el cristal, es un completo disparate, pura falacia.

Leer "El médico del Tíbet" para más información.